miércoles, 29 de octubre de 2014

10- Abismos

10


Me tiran los abismos
del sexo
del amor

Mors o Tánatos
da igual
siento que caigo placenteramente
despojado de alas

No tengo nada más
que abismos


(Extracto - El Demoño)


martes, 21 de octubre de 2014

L - La señal


A VDR



L

Y al final de la jornada

llega la señal que resume y aplaca dias duros

códigos que nos une a pesar de las distancias



En ellos

nos encontramos,

nos consolamos con la cercanía de las palabras

merecido descanso



Tu mensaje

mariposas con  la fuerza de huracanes

veranos en mi piel

cercanía de abrazos imaginarios

pendientes



Livianas son las horas

tu mejilla me roza



Es tu poesía

el fin de la espera

mi remanso


 
(Alejandro Martínez) 

Click para escuchar el hermoso tema de Ritchie Blackmore

domingo, 19 de octubre de 2014

"X" - Generacion


 "Salvando mis dias, junto a su sonido brutal, mi vida resiste su ruina"
Hermetica


 "X"

Una botella ambarina
se vacía en mis labios
la beso y me aferro a ella como a un leño
floto en este naufragio generacional
consolado en algunos versos

Los jipis tuvieron su revolución de amor
nosotros los 90s, la frivolidad del 1 a 1

Heredé el metal y la resistencia
la mirada poética de la no pertenencia
a la gran conspiración
con la ironía de ser parte del sistema

¿Quien puede mirar mas allá de las circunstancias?
¿Dónde paramos los que abrimos los ojos,
los fracasados generacionales que encontramos un cobijo en la noche y la poesía?

Una botella ambarina
se vacía en mis labios

El amor
un salvavidas

La poesía
un leño

La soledad
un barco


(Alejandro Martinez - Extracto del Diario de un intolerante)

Click para la hermosa cancion de Scorpions

sábado, 18 de octubre de 2014

Aleña impresiones poéticas – Nay Kibler


Aleña impresiones poéticas – Nay Kibler

“Un buen viajero no tiene planes fijos ni la intención de llegar”

Lao Tse.

No soy un crítico literario (Dio* me libre de tal faena), ni pretendo serlo, solo trato desde mis limitaciones como lector ávido, hacerle justicia a los textos y propuestas desde lo poético, considerado para mí una pasión.
Aclarado lo esencial, recuerdo que me llegó de la mano de Veronisia el libro que escribieron en conjunto con Nay donde tiene un aporte de 15 poesías y un espacio en blanco, mi lector se preguntará: ¿Por qué mencionar el espacio en blanco si al finalizar los libros suelen dejarlo? Pido paciencia para poder explicarlo.
Desde el comienzo (N° 1) supe que sería el tipo de poesía dura, visceral y despojada, algo que me encanta sobremanera, porque no veo otra forma de concebirla, cada palabra muestra al ser desnudo y vulnerable desde la contemplación de sí mismo, como cuando se desprende el espíritu de su envoltorio físico en esos sueños conscientes, la sensación de  persecución plasma el miedo.
La constante imagen de lo fantasmal se  impregna con la nostalgia de la espera, del recuerdo, en la poesía N° 2, espera de que a través del suicidio “cese” el influjo sobre un espíritu que se libera de su cáscara de carne; en Angi es un regreso  que no pudo ser.
La intimidad hace su trabajo generando las imágenes de las horas de la madrugada, las cartas re-leídas como cuando se regresa a la escena del crimen, se busca la sensación prima de aquélla magia que se disipó con el tiempo junto a proyectos inconclusos.
¿Y que puede ser más íntimo que verse a uno mismo deseando que el ser amado acudiera al auxilio para compartir una lectura, jazz, metal, el acto amoroso o todo junto? Pero al final es la soledad la que se atribuye la victoria.
Frente a la profunda contemplación, de la experiencia del viaje, la impronta queda sobre regresos dudosos, quizás ¿regresos para ser la misma persona del punto de partida? No lo creo, no somos los mismos que partimos  los que deambulamos por otros sitios. Y mientras tanto: “Aún no se si voy o vuelvo/ por ahora me quedo, espero”
Escribo bajo el bello sonido de las gotas de lluvia caer, donde este silencio se une al mensaje no dicho aún en lo escrito por Nay, porque sencillamente no hace falta conjugarlo si se puede sentir, tan profunda es la huella que ése espacio en blanco hace de pared de resonancia a los gritos y susurros desesperados, de momentos de tranquilo descanso, con la mirada absorta hacia ningún lado, reflejada en el bus con un destino incierto (al menos para mi).
Y así pasan las imágenes velozmente, como en sus viajes,  recordándonos sobre la finitud de nuestras existencias, sobre el ser hijos de Cronos, siendo devorados sin oponer resistencia más que con la poesía, nuestra única trampa victoriosa frente al olvido.
Sentimientos que cargan Aleña de una nostalgia que se busca voluntariamente cuando uno necesita humanizarse, frente a este mundo tan vertiginoso.


Alejandro Martínez 17 de Octubre 2014


* Dio Ronnie James, mi dios personal del metal


(click aqui para escuchar esta hermosa cancion de los Angeles del Infierno)

viernes, 17 de octubre de 2014

Impresiones poéticas- Aleña- Veronisia Raggio


Aleña impresiones poéticas - Veronisia Raggio


“Se aprende a descifrar silencios, cuando se ha caminado lo suficiente…”

Alejandro Martínez

Demás está decir que de comienzo a fin he experimentado en carne viva sensaciones con las que estoy familiarizado desde hace mucho tiempo, la soledad, el amor, lo oscuro, la muerte y la búsqueda.
Por momentos se deja ver un ser-anhelo (hombre o mujer que más da), que también se ausenta en situaciones importantes, y que aparece en la poesía que crea el clima justo de expectativa, mírame brillar, reproches y hastío.
Sensaciones del ser incompleto, de espacios vacíos que generan el temor existencialista frente a lo que puede devenir en un instante, lo fugaz y la finitud de la vida, que me ha dejado ecos en frases tan aterradoras como la realidad misma: “recuerdos quedan en el asfalto/ en los frentes de las casas/ mi vecino/ un cuerpo tendido…”
Siento que al leerla encontré una parte de mí, regada en metáforas y palabras; me he asombrado con las imágenes generadas en el lienzo de mi mente, como si hubieran sido talladas en madera, donde: “ cae un trago tras otro trago/la tarde nos oscurece/ en el patio y la calle…/nadie es testigo de tu desnudez/de mi negación…/más líquidos y sustancias /te esperan para amarte/ y que no se note/y que no se sepa la destrucción/ que te construye…
Me presentó el terrible espejo donde me miré en noches locas de rock, satanismo y excesos que “destruyeron y construyeron” al ser que en este momento está reflexionando sobre la poesía, y que en algún momento escribiera un haiku que dice:
XL
C
a
e

La fuerza de las imágenes de la poesía N° 14 es invencible, como también la nostalgia de la numero 15; momentos pendulares y tormentas de sentimientos. Respirar profundamente con aquel nudo en la garganta que con inconvenientes deja escribir en soledad, contemplando aquel némesis o porque no el Waterloo de una relación.
“Saberte tan cercano, y quererte de lejos, buscando distancias, enredarme en tu boca. No. No. Tu boca me hiere…”
Encontrarme descifrado en palabras de otro poeta es aterrador, genera dudas, y planteos sobre caminos a transitar, pero también es alentador, al anoticiar a ésta mente dispersa y rebelde que lo caminado hasta éste momento no ha sido jamás en vano.
Una duda planteada fue: ¿son las palabras justas del poeta, las circunstancias del lector, o a conjunción de ambas, las que determinan el valor de un poema?.
La poesía es como un buen perfume o vino, en el caso del primero debe contener 3 acordes para formar una afinidad armónica, la cabeza (que es la primera impresión, y que dura unos minutos), el corazón (que dura varias horas) y la huella (que dura varios días, en mi caso y por razones excepcionalísimas mucho tiempo), aquí es grato haber encontrado estas características.
Ha quedado la huella del poema, como esa estela que se niega a desaparecer en un crepúsculo, quizás como aquel “eco de tu voz” que estremece el cuerpo en el silencio de los pasos en una gran ciudad.
Aleña ha cumplido con una regla que adopte hace mucho tiempo, y que me hizo desenterrar un poema escrito varios años atrás, tan vigente hoy para mí en esta sección (tal vez en toda la poesía): 

“Todavía hay mujeres que pueden descifrarme
Y solo a ellas me entrego manso…”









Alejandro Martínez octubre 2014

Click para escuchar Angeles del infierno - Al otro lado del silencio


martes, 14 de octubre de 2014

Plan B- Estimulo


Estímulos


- Como jefe de estado ¡he luchado estoicamente contra la inflación! que nadie me diga lo contrario... por ese motivo hemos implementado el plan B, subir los precios para estimular los ahorros...  he dicho!!!


(Extracto del Diario de un intolerante)

lunes, 13 de octubre de 2014

Sobre silencios y pasos




XXV

Dos solitarios lobos
se encontraron entre árboles de cemento
alturas y el vértigo de las horas laborales
entre personas que caminan,
dos miradas se encontraron

Ella lo desvistió lentamente
lo despojó de su coraza
la proximidad de sus palabras fueron
como manos rozando suavemente su lomo erguido
en guardia constante ante el mundo

Caminaron bajo la luna, en sincronía
de corazones
de pasos
lado a lado sin mas lenguaje
que el de los ojos

Solitarios seres que se buscaban desde antes
que huían de todos y de si mismos
sus ojos no mintieron
dos lobos con un pacto mutuo:
"no develar el secreto de sus silencios"

Todavía hay mujeres que pueden descifrarme
solo a ellas me entrego manso
(Extracto del libro Agosto)
Con música es mas lindo 


domingo, 12 de octubre de 2014

V - Upakal llama

V

En mi búsqueda
he descubierto tierras y sueños
caminé descalzo por Chiapas
y en Oxaca encontré mi pasado
dibujado en la piel
del esquivo jaguar

En el eco de sus profundas grutas
me llamó Upakal K’inich
advirtiendo
que la victoria
es de quien en la memoria queda

Los demás ahogarán sus cuerpos yertos
sobre el océano de los siglos
sobre el oscuro manto
del olvido


(Extracto de Cahuitl)

sábado, 4 de octubre de 2014

viernes, 3 de octubre de 2014

Invitado al festival de poesia joven



 Festival de poesía joven en Buenos Aires





 La página de la Juntada de APOA 2014


Donde estés








Donde estés


Vuelan por páramos lejanos
 recuerdos
días soleados de Humahuaca
callejuelas
sombras acogedoras
murmullos de turistas
y asombro

Camino lejos del pago
grafico imágenes tranquilas
siestas otoñales
tenues luces  de la ciudad
que observan desde la ventana nuestro abrazo
desnudos, desesperados

El mismo viento nos acoge
cada uno por su lado
me visitan noches de junio
y el último beso

Las salidas imprevistas
inmensidad de los cielos
poblados por tus caricias
la sequedad y el sol ancestral

Respiro el pasado inevitable
entregado a tus golpes
de olvido

Los recibo manso
casi resignado

Habitas
las noches con poetas
tejiendo sentimientos  
en hilos negros y cielos blancos
te anuncias los viernes culturales
ante el silencio de nuestra plaza
testigo de las promesas 
inconclusas

Y regreso al camino solitario
cosechando el fruto del poeta
la amargura nostalgiosa
de mariposas crueles que moran mi interior
y me asaltan cuando te encuentro
florecida en los arboles
o encendida en los faros
que acompañan en las noches
mi regreso sereno
mis pasos...

(Extracto del libro Cahuitl, escuchar taquirari de la espera)