domingo, 28 de octubre de 2018

El camino a la suavidad





Un maestro observaba la tormenta de nieve caer por la ventana. En ese instante, tuvo una epifanía, al ver cómo una de las ramas robustas del gran roble que tenía en frente, aguantaba la mayor cantidad de nieve que podía sobre ella. Al lado, otra rama muy delgada y fina que pertenecía a un sauce, apenas era tocada por la nieve que intentaba acumularse, se flexionaba y la proyectaba hacia abajo…
Entendió que la gran rama, si seguía acumulando nieve y peso, terminaría rompiéndose, y la fina, al ejecutar tal movimiento, suave, flexible, permanecería intacta.

Fue así que ese maestro logró establecer el primer principio de nuestra arte marcial, "ceder para vencer".
En eso consiste el Judo 柔道, aunque en días como hoy, cuando recuerdo a su fundador Jigoro Kano (28-10-1860), prefiero llamarle "el camino a la suavidad",poesía en movimiento.


¡Feliz dia Judocas!




Alejandro Martinez

lunes, 16 de julio de 2018

Jacarandá


Fotografía: Alejandro Martinez


*
Jacarandá

Las flores constelan sobre el piso
¿Puede el hombre deshojarse de esta manera?


(Poemas del río - Alejandro Martinez)





distancia

Fotografía: Alejandro Martinez



*
¿Y si en sus colores esta la puerta
que nos aleje de esta humanidad
destructiva?

domingo, 3 de junio de 2018

Estrellas


*
Todas son bellas
estrellas a lo lejos
tristeza aquí

(Haikus que olvide entregar al camino)

jueves, 18 de enero de 2018

martes, 5 de septiembre de 2017

Rebelión de invierno







*
Los cuervos
llenaron el vacío del invierno
abriendo las alas

(Alejandro Martinez - Poemas del Río)

viernes, 28 de julio de 2017

Extincion




















*

Ahí estaba en un espacio muerto
criatura bella, desvalida 
que contrastaba con su color vivo
sobre el desmonte.

Sentada en la nada, donde hubo todo
sin razón de ser ya
como arrojada a su propia extinción.

Ahí estaba junto a las ramas muertas
que la acariciaban
como si quisieran llevársela 
de nuestra vista
como invitándola a unírseles
al mundo de los que perdieron sin luchar
porque no comprendieron la codicia 
porque fueron demasiado nobles
al entregarse mansas.

(Alejandro Martinez)